Exposiciones

Inicio / Actividades / Exposiciones / Oscuro es el tono de mi historia

Oscuro es el tono de mi historia

Del 13 de diciembre de 2018 al 3 de marzo de 2019De lunes a sábado de 11 :00 a 19:30. Domingo y festivos de 11:00 a 15:00h.
MADRID
Salas de exposiciones de Casa Árabe (c/ Alcalá, 62) De lunes a sábado de 11 :00 a 19:30. Domingo y festivos de 11:00 a 15:00h. Entrada libre hasta completar el aforo.

Casa Árabe exhibe, desde el 13 de diciembre, esta exposición del artista iraquí Sadik Kwaish Alfraji. Comisariada por Mayssa Fattouh, presenta por primera vez en España dos de las series más reconocidas de Alfraji cuya obra, en dibujo y animación, reflexiona sobre la diáspora, la memoria y la historia cultural de Iraq.

La inauguración tendrá lugar el jueves 13 de diciembre a las 19:30 horas en las salas de exposiciones de Casa Árabe.

"No preguntarse por el predominio del negro en la obra de Sadik Kwaish Alfraji supone pasar por alto una gran parte de la historia y premisa de trabajo de este artista. Su predilección por el negro no se limita a una búsqueda de la pureza estética huyendo del ocultamiento que permite el color (recuérdese que colorem y celare, comparten la misma raíz y nos remiten a conceptos como "cubrir" u "ocultar"), sino que también tiene mucho que ver con su historia de vida en Iraq. Deseoso de exponer el sentimiento de horror por las atrocidades de la guerra, elige el duelo en sus más puras formas; evitar el artificio del color se convierte entonces en una herramienta para el artista, en su necesidad de intelectualizar la tragedia, en vez de sensualizarla. Inspirándose en la audaz gestualidad del expresionismo alemán y en los monocromáticos tonos del blanco y negro, Alfraji acude a este lenguaje visual para representar sucesos destructivos, como ya hiciera Picasso en 1937, a través de su manifiesto político más poderoso, el "Guernica".

Las enormes masas negras y solitarias dominantes en las pinturas y animaciones de Alfraji condensan el hado universal de aquellos que sufren la pérdida de sus seres queridos, de su cultura, de su identidad o de su lugar de nacimiento. El enfoque de Alfraji es frontal, nunca frívolo; su tema es el individuo, al que permanece fiel a lo largo de toda su obra. Y si bien sus personajes arrastran enormes pesos, no lo hacen sin una chispa de esperanza. Ali’s Boat, inspirado en una carta de su sobrino de 11 años en la que le cuenta las ganas que tiene de reunirse con él en su nuevo hogar, en los Países Bajos, no es sino un canto a la posibilidad de buscar la felicidad y los sueños. En I am the Hunter I am the Prey, Alfraji pinta sobre la relación dialéctica entre el cazador y su presa, sobre las trampas inherentes a sus entrelazadas existencias, reproduciendo visualizaciones en miniatura de figuras claves de las culturas asiria y mesopotámica, así como de manuscritos diversos.

Al reunir estos dos conjuntos de obras, se nos revela la linealidad formal de Alfraji, así como la preocupación en torno a la condición humana profundamente arraigada en el pluralismo que va desde el más feroz depredador hasta el ser de amor y esperanza."


Mayssa Fattouh, comisaria
Oscuro es el tono de mi historia
Photograph of Ali's Boat Diary 2014 (Sadik Kwaish Alfraji)