Espectáculos

Inicio / Actividades / Espectáculos / Las damas de la canción árabe

Las damas de la canción árabe

3 de abril de 201820:00 horas.
MADRID
Auditorio Conde Duque 20:00 horas. Entrada libre hasta completar el aforo. Retirada de invitaciones en taquilla del centro 1 hora antes del concierto.

Casa Árabe rinde tributo a Umm Kulzum, Fairuz y Asmahan con un concierto a cargo de la cantante siria Linda Al Ahmad y bajo la dirección musical de Hames Bitar. Será el martes 3 de abril en el marco del festival "Ellas Crean". 


“Las Damas de las Canción Árabe” es un concierto de homenaje a tres figuras incuestionables de la cultura musical árabe contemporánea: Umm Kulzum, Fairuz y Asmahan. Contando con la extraordinaria voz de la cantante siria Linda Al Ahmad y bajo la dirección musical de Hames Bitar, Casa Árabe rinde tributo a las grandes divas de la canción árabe en el marco del festival "Ellas Crean".

Los momentos más importantes de la música árabe del siglo XX deben mucho a mujeres que han sido esenciales en el desarrollo del panorama cultural. Estas cantantes han jugado un papel muy destacado en la lucha por los derechos de las mujeres y su visibilidad en el espacio público. No sólo han sido tres estrellas cuya popularidad en el mundo árabe llega hasta nuestros días, sino que su influencia como figuras de enorme repercusión social y política en su época es también incuestionable. La egipcia Umm Kulzum fue, además de “El Astro de Oriente” un personaje cuya imagen reclamó la unidad de los árabes y fue, según se ha escrito, “el arma secreta” del presidente de Egipto, Jamal Abdel Nasser. Por su parte Hames BitarAsmahan, de origen aristocrático sirio, tuvo que exiliarse en Egipto con su familia por su compromiso político, llegando a la cima del éxito teniendo en su haber tan sólo 34 canciones. Fairuz, la cantante libanesa de voz multicolor, fue toda una revolución cultural, tanto en la poesía como en la música, junto a los hermanos Rahbani. La característica común a estas tres artistas es su enorme popularidad en todo el mundo árabe, habiéndose convertido en verdaderos iconos culturales no sólo en su propia época -segunda mitad del siglo pasado- sino también en la actualidad, siendo admiradas y respetadas por las generaciones más jóvenes y por los artistas de las vanguardias árabes actuales.


Lina Al AhmadEl repertorio de este recital, con el que Casa Árabe participa en el festival Ellas Crean, será interpretado por la cantante siria Linda Al-Ahmad, nacida en la ciudad de Homs, pero formada en los modos del canto árabe en la ciudad de Damasco. Hames Bitar, también músico sirio y de trayectoria conocida en el panorama musical de nuestro país, donde reside desde 1998, firma la dirección artística de este recital, que se presenta por primera vez ante el público español.
 
Las damas de la canción árabe
Linda Al-Ahmad, voz
Hames Bitar, laúd árabe y dirección musical
Larbi Sassi, violín
Luis Taberna, percusión
Salman Mubarak, contrabajo
Kaveh Sarvarian, flauta, ney
Programa del concierto:
Umm Kulzum
1.    Raq El habib
2.    Efrah ya qalbi
3.    Al-Atlal
Asmahan
1.    Layali el uns
2.    Instrumental (Riad Al-sunbati)
3.    Ya tuyour
4.    Ya habibi
Fairuz
1.     Ya Qamar
2.     Nattaruna ktir
Umm Kulzum, “El Astro de Oriente” (1898-1975). Nació en un pequeño pueblo en el seno de una familia muy humilde. Su padre era el imán de la mezquita local y complementaba sus escasos ingresos cantando canciones religiosas en bodas y otras celebraciones entre sus propios vecinos y pueblos cercanos. A la edad de cinco años, Umm Kulzum entró en el kuttab o escuela coránica de su aldea, donde adquirió habilidades básicas para la lectura, la escritura y el canto del Corán. A los 12 años empezó a acompañar a su padre a cantar en las fiestas religiosas y bodas, tal y como también hizo en sus inicios Ella Fitzgerald. En 1923, siguiendo el consejo de los grandes munshedin, se desplazó a la capital, El Cairo, donde al poco tiempo conoció a uno de los grandes músicos de la época: Muhammad Alqasaabji. Él le enseñó el laúd y el arte del maqam, y con él desarrollaría un estilo propio caracterizado por la inclusión de instrumentos europeos como el violonchelo y el contrabajo, y por la combinación de la música oriental con armonías de la música occidental. Desde entonces no paró su ascenso a la cumbre de la canción árabe, con más de 300 canciones, varias películas y con colaboraciones con grandes poetas y músicos como Ahmad Rami, Riyad Alsunbati o Muhammad Abdelwahab.

Como muchos de sus compatriotas, Umm Kulzum dio la bienvenida con entusiasmo a la revolución egipcia de Jamal Abdel Nasser en 1952, y a partir de ese momento intensificó su papel en la vida pública egipcia, haciéndose portavoz de varias causas e iniciativas sociales y culturales. Tras la derrota de Egipto en la guerra de 1967, y como gesto de apoyo a la nación, comenzó una serie de conciertos nacionales e internacionales que adquirieron el carácter de visitas de Estado. Su influencia en el mundo árabe fue tan grande que sus conciertos se retransmitían por la radio, paralizando las calles de las grandes ciudades. Falleció el 3 de febrero de 1975. Su entierro se convirtió en un evento nacional y la multitud que ocupó las calles de El Cairo superó todas las previsiones.

Asmahan (1912-1944). De padre siro-druso y madre druso-libanesa, el clan de los Al Atrash era conocido en Siria por su papel en la lucha contra la ocupación francesa, habiendo sido su abuelo, el Sultan Basha Al-Atrash, quien lideró la gran revolución siria contra el protectorado francés. Debido a las amenazas que sufrió su familia por su marcada posición política, tuvieron que huir y exiliarse en Egipto. Asmahan creció rodeada de un ambiente culto y con gran conexión con la música. Su madre, la princesa Alia Almunzer, cantaba y tocaba el laúd en celebraciones sociales y tuvo que abrirse camino sola para criar a sus tres hijos, constituyendo un ejemplo de coraje y tenacidad.

Asmahan fue descubierta por el músico Dawood Husni, quien la invitó a cantar en las salas de El Cairo. Su voz brillante y singular llamó rápidamente la atención en las altas esferas del poder y la intelectualidad en Egipto, donde fue invitada a ofrecer recitales en palacios y teatros de la capital. La artista tuvo también un papel señalado en el mundo del cine, pudiendo grabar varias de sus canciones más importantes, algunas de ellas acompañada de su hermano Farid Al-Atrash, cantante con una enorme popularidad en el mundo árabe.

Además de su pasión por la música (que le haría divorciarse en 1939 para regresar de Damasco a El Cairo y concentrarse en su carrera musical), tuvo también una intensa actividad política en el marco de la Segunda Guerra Mundial, manteniendo una estrecha y controvertida vinculación con el eje aliado franco-británico. Asmahan murió muy joven, con 31 años, en un accidente automovilístico que hizo caer al Nilo el coche en el que viajaba. En el momento de su muerte contaba tan solo con 34 canciones en su haber. Sin embargo, su huella en la historia de la música árabe del siglo XX ha sido imborrable por el potencial de su voz, su capacidad de adaptarse a nuevas corrientes musicales y su gran belleza.
Crédito de las fotos:
https://commons.wikimedia.org/wiki/File%3AAsmahan_photo.jpg
https://commons.wikimedia.org/wiki/File%3AAsmahan1.jpg

Fairuz (1935 - ). Nacida en Líbano, empezó a cantar con tan solo seis años apoyada por Muhammad Fleifel, un conocido profesor del Conservatorio de Música de Líbano. Fue gracias a Halim el Roumi, destacado músico libanés y jefe del departamento de música en la emisora Radio de Líbano que entró a formar parte del coro de la radio. En ella conoció a los hermanos Rahbani, Assi y Manzur, quienes serían inseparables compañeros durante gran parte de la carrera musical de la artista. Fairuz contrajo matrimonio con Assi en 1955 y con los dos hermanos creó una nueva escuela musical, imprescindible para entender la música árabe de la segunda mitad del siglo XX. Esta escuela, radicalmente diferente del estilo impulsado por la egipcia Umm Kulzum, se caracterizó por las canciones de corta duración (entre 3 y 5 minutos) y por nuevas melodías inspiradas de la música popular tanto de Oriente Medio como de otras procedencias (tango, vals, música clásica, etc). La cima de su popularidad en el mundo árabe llegó en los años 60 y una década más tarde su voz ya era conocida en todo el mundo, con giras por los cinco continentes que han atraído no sólo a la enorme diáspora árabe en países del continente americano, sino a públicos de todas las procedencias.

Compositores como Filmon Wahbi o Joseph Harb escribieron para ella muchas de las mejores canciones de su repertorio y a partir de 1979, la colaboración con su hijo Ziad, perfecto heredero musical de la escuela Rahbani, introdujo en su repertorio composiciones contemporáneas y una fuerte conexión con el jazz.

Su marcada personalidad se ha dejado sentir también a través de su firme posición política ante determinados acontecimientos en la región, que la hicieron negarse a participar en determinados conciertos y eventos. Durante la guerra civil libanesa (1975-1990), Fairuz nunca pensó en abandonar Líbano, como sí hicieron muchos otros artistas libaneses.

Como otras divas de la canción árabe, también participó del mundo del celuloide, aunque su desempeño como actriz ha sido significativo sobre todo en el ámbito del teatro, con más de 20 obras y operetas a sus espaldas.

Crédito de las fotos:
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Fairuz_in_btd_concert_2001.jpg
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Fairuz_playing_the_guitar.jpg
Linda Al-Ahmad (voz). Nacida en Homs (Siria) en 1976, cursó estudios literarios y teatrales en el Instituto Superior de Arte Dramático de Damasco. Durante varios años participó como lectora de textos dramáticos en el teatro, la televisión y el cine. Igualmente desarrolló su carrera como cantante dentro del mundo teatral y a través de apariciones en la televisión siria. Se ha formado en canto junto a la maestra siria de origen armenio Arax Chekjian y ha aprendido los modos de la música y el canto árabe de la mano del maestro Haizam Al Katreeb. En 2016 empezó a preparar junto a su marido, el escritor y actor Rafi Wahbe, un proyecto común, cuyos primeros frutos han sido los temas “Se llama Homs” y “Oración por Alepo”. Se mudó a España en la segunda mitad de 2016 para continuar sus proyectos artísticos.

Hames Bitar (dirección musical, laúd árabe). Nacido en Masyaf (Siria) en el seno de una familia de tradición musical, aprendió música desde edad muy temprana de la mano de su padre. Desde que tenía diez años ha participado en numerosos conciertos y festivales y ha formado parte de conjuntos musicales de música árabe clásica y compañías de baile y teatro, participando con artistas destacados. Reside en España desde el año 1998, formando parte importante de la escena cultural y musical madrileña.